A la hora de hacer un lavado de cara a una vivienda, en muchas ocasiones se mencionan los términos reforma parcial, integral o rehabilitación. Si alguna vez has tenido la curiosidad de qué engloba cada aspecto, en este artículo vamos a analizar qué incluye una reforma integral.

Tanto si acabamos de comprar un inmueble como si vivimos en él, lo adecuaremos a nuestras necesidades y gustos. En la actualidad existen empresas de reformas de vivienda que se encargan de este tipo de trabajos. Si nos centramos en una obra integral, lo más habitual es confiar en profesionales, ya que es un proceso laborioso y complicado que genera mucho estrés en las personas que no se dedican a ello.

¿Qué es una reforma integral?

Podemos definir una reforma integral como una renovación que afecta a todos los espacios de la vivienda. En este proyecto hay una inversión importante de tiempo y dinero para conseguir un espacio funcional y acorde a los estándares en decoración actuales. Se trata de una labor que engloba aspectos muy importantes con el único fin de lograr un domicilio personalizado. Si lo que queremos es centrarnos en pequeñas superficies, estaríamos hablando de obras parciales.

¿Qué entra en una reforma integral?

Como hemos mencionado unas líneas más arriba, una reforma de vivienda implica modificar casi todos los elementos de la casa por lo que necesitaremos contratar diferentes gremios: albañiles, fontaneros, carpinteros, electricistas… un amplio equipo de técnicos que a su vez deben estar coordinados por una persona que sepa en todo momento los pasos a seguir.

En cuanto a los trabajos de este tipo de obras, el primer paso es decidir si se va a cambiar la distribución de la casa; reformar la cocina, crear una nueva habitación, un vestidor, un despacho… las opciones son múltiples. Una vez decidida esta reestructura, no podemos olvidar la sustitución de la instalación eléctrica y de fontanería. Existe una legislación muy exigente sobre este aspecto, por lo que si hemos comprado una vivienda antigua probablemente haya que efectuar este tipo de trabajos desde el principio.

Tras estos aspectos no podemos olvidar el aislamiento y la climatización. Es imprescindible disponer de un buen aislante que nos garantice una temperatura ideal en inverno y verano, sobre todo en materia de eficiencia energética. Por eso, apostar por ventanas de PVC o de aluminio con rotura de puente térmico abaratará nuestra factura de la luz.

Por último quedan otra serie de trabajos que no serían posibles sin los anteriores. Pinturas, mobiliario, solicitud de licencia de obras etc. Un montón de tareas que sin una empresa de reformas resulta muy difícil de ejecutar, sobre todo si no estamos familiarizados con estos procesos.

Diferencia entre reforma y rehabilitación de vivienda

Otro aspecto importante es saber diferenciar entre reformar y rehabilitar una vivienda. Muchos clientes se confunden a la hora de definir ambos términos. Una reforma supone la modificación de los elementos de la vivienda ya estén viejos o actualizados, con el fin de adaptar las estancias a nuestros gustos y necesidades.

Por su parte una rehabilitación de vivienda sirve para acondicionar aquellas partes estructurales que puedan suponer un peligro para los convivientes, ya que se pueden percibir como inseguras por haber pasado mucho tiempo deshabitadas.

Sea como fuere, tanto si queremos efectuar una reforma integral o parcial, la opción más conveniente es apostar por profesionales. Ellos saben perfectamente cómo hacer frente a cualquier proyecto además de coordinar los diferentes gremios.

Otras entradas que te pueden interesar

¿En qué horario se pueden hacer obras en casa?

¿En qué horario se pueden hacer obras en casa?

Seguro que alguna vez nos ha despertado el ruido de un martillo o el de un taladro porque alguno de nuestros vecinos está haciendo reformas en su vivienda. En estos casos también nos preguntamos si habrá algún horario para hacer obras en casa, y la respuesta es sí;...

leer más
¿Puedo reformar mi casa yo mismo?

¿Puedo reformar mi casa yo mismo?

​A la hora de comprar una vivienda de segunda mano o cuando nos entregan las llaves de una nueva, siempre nos planteamos la opción de hacer cambios que se adapten a nuestros gustos. El problema reside en que tenemos que invertir una determinada cantidad de dinero y...

leer más